Ámame ahora… en este aquí presente… 

-Te amaré por siempre- dijo él…

– No me digas eso, no me hagas sentir idiota.. – respondió ella.
Ámame ahora… en este aquí presente…
En este océano infinito de vacío fugaz.

Se un hombre de verdad y hazte cargo de este instante.

El hombre que promete amor infinito…
Dice que ama pero no sabe soltar.

Sólo dice, pero no es.

Ámame hoy, aquí y ahora.

Desvísteme el futuro
Haz que este segundo
dure para siempre.

(…)

___

 

Notas de mi próximo poemario.

No te enamores de un poeta. 

No te enamores de un poeta.
podría usarte de universo,
podría usarte de pretexto,
podría acercarse con su ademán de mariposa y secarte el corazón hasta reducirlo a cero…

Y así matarte para dar vida a su libreta.

Una libreta con la que atraer a otras mujeres universo.

A otras mujeres de mirada cristalina y de corazón sincero.

No te enamores de un poeta.
Desconfía de su guirlanda.

El poeta no quiere amar,
no sabe.

El poeta busca el amor,
y en la búsqueda vive.

No sabe llegar,
no sabe quedarse.

Porque siente que al quedarse muere,
siente que el agarrar su corazón se desvanece.

El poeta huye
cuando un corazón le encuentra.

(…)

___

Notas de mi próximo poemario.

+ Maestro.. ¿Cuando tienes miedo tu que haces?

+ Maestro.. ¿Cuando tienes miedo tu que haces?

– Yo, abro las ventanas.

+ ¿Para qué?

– El miedo, querido alumno, se alimenta de la ceguera de la habitación. Se alimenta del eco sordo de nuestra mente.

El miedo, sólo existe cuando crees que lo has visto todo, cuando crees haber conocido todas las respuestas posibles.

Por eso abro las ventanas.

Por es la luz, quien me recuerda, que las sombras bailan formas gracias a la luz precisa.

Que sin luz todo es cautela. Todo es quietud y pausa.

Cuando tengas miedo abre las ventanas.

+ ¿Y qué lograré maestro?

(…)

Del borrador de “La educación de las luciérnagas”