No es que tu hijo tenga hiperactividad. Es que nosotros somos hipoactivos.

Claro, hermoso niño-hélice, te hemos enseñado a justificarte y finalmente en vez de mirar-te y acogerte te hemos obligado a ser como nosotros queríamos. Te obligamos a ti, y al resto a la infancia a ser tranquilos, buenos, serios, autónomos, respetuosos y trabajadores. Os lo pedimos a vosotros porque nosotros no lo somos.