Ustedes, por si acaso, amen sin freno ni precaución. No vaya a ser que el infierno no exista y estemos haciendo el tonto.

Amen con arrojo y valentía, con locura y sin moderación, dejando que su alma explote y dispare ilusión y hallazgo. Amen con ternura detenida y con ansiedad de lluvia. Amen compartiendo viaje, amen sin preguntarse cómo, ni dónde ni porqué. Amen con el alma abierta dejando que suceda el constante fluir, sin interceptar ni la más mínima gota de amor que pueda brotar en ese encuentro.

Tú no la amas. Amas la imagen que sucede en tu retina cuando las ves alejarse (I)

Tú dices que la amas... Pero vuestra relación consiste en ver sólo lo que os hace diferentes... y sólo discutís y tratáis de convenceros de que vuestro punto de vista es el mejor. No hay amor en vuestra unión. Sólo hay amor cuando os separáis. "Te has enganchando al miedo al abandono". No la amas…Leer más Tú no la amas. Amas la imagen que sucede en tu retina cuando las ves alejarse (I)

Nadie aprendió a besar en una sala de espera.

Cada vez que te desestimes, que sientas que lo que llevas dentro con nada de afuera se puede conjugar... Simplemente abraza ese miedo, abre la boca y déjalo entrar. Pues nadie aprendió a besar en una sala de espera. Nadie aprendió del silencio mudo de sus palabras. Nadie aprendió a bailar sentado. Nadie aprendió a sentir…Leer más Nadie aprendió a besar en una sala de espera.