Qué hermosa forma de amar, la de mostrarse humano.

Dejarte cuidar es también una forma de mostrar amor. De amar al otro.
 
Dejarte cuidar, dejarte caer en el reposo del “camino secundario”, del “necesito de tí” es una hermosa forma de amar y ser amado.
 
No siempre hay que estar al 100% para sentirte querido o para darle amor a quien comparte su vida contigo. Si estás al 10%, date al 10%.. si estas al 40%, ama de igual manera….
 
La cosa esta en “estar”, en dar lo que se tiene. Pues el amor no es cuestión de balanzas, no es cuestión de pesos ni medidas.. ni facturas, ni albaranes..
 
Darse con lo que se es, con lo que hay… es más que suficiente.
 
Dejarte cuidar es sin duda una hermosa forma de aprender a dar.
 
No encuentro una manera más hermosa que amar entregando a tu personaje herido. Mirarle a los ojos con ademán de lobo estepario y decirle “Hoy, necesito de tu abrazo, necesito de tus manos, necesito no ser bandera, no ser salvador ni héroe” Necesito descansar en ti…
 
Qué hermosa forma de amar, la de mostrarse humano.

+ Mamá, ¿Qué se hace cuando sientes que todo esta perdido?

+ Mamá, ¿Qué se hace cuando sientes que todo esta perdido?
 
– Avanzar querido hijo. La tristeza es sólo otra parada, un peaje necesario-
 
+ ¿Un peaje necesario? Para qué?
– La tristeza es como una gota que se va clavando lentamente hasta llegar al fondo del alma. Esquivarla sólo empeora las cosas. Porque la tristeza, como todo, necesita atención. Necesita que les des su espacio y su presencia. De no ser así, aprenderá a disfrazarse y buscará aliados cada vez más disímiles y tóxicos que potenciarán su presencia. ¡Ni te imaginas la de disfraces que puede tomar sólo para sentirse atendida!
 
Por eso hay que dejarla estar y avanzar, desde la tristeza y el desasosiego, desde la pena y el silencio.. también se avanza, también se ama hijo mío. No hace falta estar al 100% para entregarse. Siendo 1% también eres, también amas, tambien llegas.
 
Si quieres ser un hombre de verdad, aprende a hundirte, aprender a sentir la catarata de tu pecho, aprende a no saber, a estar en la duda del corazón vibrante.
 
La pregunta tiene que llevarnos siempre a un abismo.
 
Pero la respuesta depende de ti.
 
Siempre de ti,
y de la valentía de tu corazón brillante.
 
*Notas sobre mi próximo Discolibro. :=)

+ Amé una flor y la perdí…

+ Amé una flor y la perdí…

– ¿Cómo pudo pasar eso?

+ Era tan hermosa que la quise llevar a mi casa y decorar mi salón con su aroma y presencia. Pero al pasar algunos días se secó y su olor desapareció.

– Entonces tu no amaste ninguna flor. No estabas enamorado de ella. Tan sólo lo estas de ti. Para amar hay que dejar ser.

Nunca la amaste. Querido amigo… Sólo estas enamorado del miedo.

Del Borrador de mi próximo libro “La educación de las luciérnagas”. A la venta en 2019

Y tú que sabrás de la vida si sólo tienes 8 años-. Dijo el adulto enfurecido.

+ Y tú que sabrás de la vida si sólo tienes 8 años-. Dijo el adulto enfurecido.

– Todo- Respondió Manuel. Y luego prosiguió:

… Tú ya estas rondando los 40. Tú ya olvidaste. Tú no sabes lo que es la vida, tú solo sabes de qué esta hecha la inercia y el miedo, la rutina y la soledad.

Yo sólo conozco la oscuridad cuando te veo.

De dónde yo vengo, mis amigos aún confían, aún creen en los caminos secundarios… se saludan con abrazos y juntan su corazón cuando se miran.

Tú moriste el día que decidiste aparcar la infancia en el patio de un colegio.

Tú olvidaste el día que creíste saber algo de la vida.

Te invito a jugar otra vez… a volver a sentir el aroma de la vida titilante en cada paso.

Tú no sabes nada de la vida…

Vives dentro de tu mente,
Apenas recuerdas nada..

Sólo sabes mirar cuando sentencias…

olvidaste abrazar con los ojos cerrados.

olvidaste saltar sobre los charcos.

Olvidaste recordar…

Olvidaste mirar dentro de tu corazón.

—-

Fragmento extraído de “Aladuría y El reencuentro con nuestra Esencia”.

A la venta en octubre de 2017.

+ info en www.mundoaladuria.com