En una charla, para un periódico el otro día me dijeron que cuál era el libro que estaba leyendo en esta cuarentena. También me preguntaron si ” estaba componiendo mucho”.

Les dije que no estaba leyendo nada ni tampoco componiendo.

… Por qué?

Pues mira primero porque tengo una hija de 4 años y una realidad que se me escapa de las manos.

Y lo segundo, es que uno lee cuando tiene que leer y crea cuando tiene que crear. Llenar el vacío con libros y con canciones no es nada en sí.

Saber estar en este momento, sin expectativas, sin juicio, sin exigencias… permitiendo habitar el dolce far niente… es lo más complicado y lo más esencial.

Ese rollo del “debo reinventarme y me exijo ser creativo” es una asesinato a nuestro presente.

El Artista, el de verdad, el filósofo, el de verdad….

… se alimentan del silencio, de la nada, de los espóreo, del habitar la Soledad del vértigo… sin tener que atiborrarse el alma si ésta no lo requiere.

No hay que leer, no hay que componer, no hay que crear…

No te exijas ser nada en estos momentos.

Ni en los otros.

La fantasía del “tener tiempo para” se desvanece.

No es necesario tener tiempo para crear/ leer/ pintar…

Esa fue la excusa que no hemos puesto durante toda nuestra vida.

Pero era mentira.

Y ahora que lo tienes, te das cuenta.

Ser capaz de estar en este presente, sin exigencias.

Ese es el auténtico reto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s